Somos Inmigrantes Digitales?

newbie.jpg

En Educar, el portal educativo del estado argentino , hay un artículo de hace más de un año que aún no pierde vigencia. En este artículo hacen una metafora identificando (nos) a los mayores de 30 (ó 20) como inmigrantes a un país donde los nativos son gente completamente adaptada al uso de las modernas tecnologías digitales. Y nos dice que tener acento de inmigrantes no es nada de lo que podamos vanagloriarnos.

El acento de segundones se nota en mil y un actos que parecen intranscendentes pero que delatan nuestro origen analógico. Imprimir un mail, editar un documento sobre papel, llamar a compañeros de oficina para que vean en nuestra computadora una URL en vez de directamente enviárselos a ellos, y lo más tragicómico de todo, llamar a alguien por teléfono para confirmar si recibió nuestro mail.

Aunque esto suena a chiste no lo es. Deberíamos más bien adscribirlo en todo caso al área del humor negro, porque reducido a nuestro entorno en la Argentina, donde hay 820.000 maestros, nos encontramos con la paradojal situación de que los instructores que son mayoritariamente inmigrantes digitales, que hablan un idioma en vías de extinción cual es el de la era predigital, están tratando de enseñarle a una población que habla un lenguaje totalmente distinto e incomprensible para los docentes inmigrantes.

También reflexiona sobre la vigencia del sistema educativo que data de miles de años y su no aplicabilidad a la juventud de la era digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *