Cómo aprendemos a utilizar las TIC

La sociedad de la información de muy reciente aparición, con las Tecnologías de la información y Comunicación (TIC) está cambiando todo en nuestras vidas, de modo que el barrio, ciudad, e incluso país donde vivimos deja de marcar nuestro horizonte. Las TIC nos hacen partícipes de los eventos que ocurren en latitudes diversas y a menudo tan lejanas que ni siquiera conocemos donde están. Ha cambiado en primer lugar la cantidad de información que, consciente o inconscientemente, nos llega. Más de la que podemos asimilar. También la velocidad a la que ésta viaja.

Pero también el advenimiento de esta sociedad de la información con sus TIC ha generado un nuevo factor de desigualdad entre los pueblos y las personas, la muy mentada brecha digital, que afecta todos los ámbitos de la vida de las personas, incluido el ámbito de la educación, en el que aparecen los nuevos analfabetos, los analfabetos digitales.

El problema de tener que atravesar esta brecha digital en nuestro medio no es patrimonio exclusivo de las personas mayores, muchísimos jóvenes de las generaciones actuales todavía tienen este problema. El tema del presente ensayo es acerca de cómo afrontan mayoritariamente este propósito los jóvenes en nuestro medio, cómo muchos jóvenes creen que ya han dejado de ser marginados digitales y realmente continúan siéndolo en parte porque no tienen las habilidades para utilizar las TIC en todo su potencial.

Si bien es cierto que las TIC no se circunscriben sólo a herramientas de Internet, a partir de este punto hablaremos particularmente de las TIC utilizando Internet como medio.

El acceso y uso a las TIC, conlleva tres procesos: el primero es que exista infraestructura de telecomunicaciones y redes (disponibilidad), el segundo, es que sea posible la accesibilidad a los servicios que ofrece la tecnología y la tercera es poseer habilidades y conocimientos para hacer un uso adecuado de la tecnología.

Cuando ya existen los dos primeros requerimientos para afirmar que ya se está del otro lado de la brecha digital, la infraestructura y la accesibilidad, el problema que queda por salvar es el de adquirir las habilidades y capacidades necesarias para utilizar con el mayor provecho este medio. Este último punto es lo que generalmente es descuidado por quien pretende atravesar esta brecha y muchas veces se convence a sí mismo de que lo poco o poquísimo que tiene es suficiente para considerarse un incluido digital.

Por encima de la forma tradicional de aprendizaje de los niños y jóvenes que es la escuela, existen múltiples teorías acerca de las formas de aprender. Seguramente se puede analizar este tema considerando estas múltiples teorías, pero para el caso de este ensayo haremos el análisis particularmente sobre la teoría del aprendizaje desde el punto de vista de la Teoría Socio-Histórica de Lev Vigotsky.

Vigotsky afirma que entre el nivel de lo que sabe un estudiante y el nivel de lo que podría saber bajo la guía de un tutor o con la colaboración de otro compañero más capaz existe una zona que le llama Zona de Desarrollo Próximo.

zdp

En base a esta teoría podemos deducir que el niño o joven (aprendiz en la figura) aprenderá, o al menos tiene la posibilidad de aprender, todo lo que se encuentre dentro de esa zona de desarrollo próxima, y también podemos deducir que el contenido de esa zona de desarrollo próxima depende íntegramente de lo que tenga como conocimientos el tutor o ese “compañero más capaz” que menciona la teoría de Vigotsky.

Este viene a ser precisamente el problema del mal aprendizaje del uso de las TIC, una zona de desarrollo próxima vacía o con saberes muy limitados, limita también al estudiante o aprendiz en sus posibilidades de adquirir saberes que aprovechen todas las potencialidades que ofrecen las TIC.

También existe otra consideración del aprendizaje visto desde el punto de vista de la Teoría Socio Histórica que habla de lo que llama el proceso de internalización del conocimiento. Se refiere a la reconstrucción interna de una operación externa.

ldf

Los estudiantes, en su proceso de aprender a utilizar las TIC, atraviesan dos momentos: invariablemente el primero es social, interpersonal, interpsicologíco y el segundo momento es interno, intrapsicológico, sucede en el interior del propio estudiante.

Ya dijimos que el primer momento de este proceso constituido por la interacción del aprendiz con otras personas que hacen el papel de tutor o compañero más capaz, es generalmente en nuestro medio una experiencia con demasiadas limitaciones. Quién hace de guía no tiene los conocimientos ni las capacidades ideales, ni siquiera apropiadas, para que se de una zona de desarrollo próxima prometedora.

Quedaría la esperanza de que en el segundo momento mencionado, el de la internalización que hace el aprendiz, este considerara que lo que tiene en esa zona de desarrollo próxima no es suficiente y buscara nuevas personas que mejoren la calidad de su zona de desarrollo próxima. Tratándose de otros temas sería muy normal que se busque esas personas utilizando las TIC, pero se trata justamente de personas que no tienen las habilidades para hacerlo, así que no les queda más remedio que encontrar personas reales, de la forma convencional.

Tampoco es muy esperanzador que los aprendices en su proceso de internalización, evalúen y consideren que el contenido de su zona de desarrollo próximo es insuficiente ya que en la generalidad de casos esto no sucede. Por el contrario, están muy satisfechos con esto

Veamos ahora algunas de las observaciones en las que me baso para afirmar que muchas de las personas que se consideran hábiles digitalmente realmente no lo son tanto, y me estoy refiriendo tanto a tutores adultos, como a “compañeros más capaces”, que estos últimos son generalmente los responsables de las zonas de desarrollo próximo que tienen los niños y jóvenes.

Observación 1. Muchas personas que se consideran hábiles digitalmente, creo que la gran mayoría, son consumidores 100% pasivos de lo que el mercado les ofrece. Esto se ve nítidamente en varios casos típicos como el sistema operativo que utilizan en su computador, el software ofimático, el software navegador de Internet, el servicio de correo, el servicio de mensajería instantánea. Este grupo de personas han aceptado, sin la menor duda o preocupación los productos de la empresa Microsoft. Razón por la cual nunca se dieron el trabajo de conocer siquiera lo que es un sistema operativo, qué tareas realizan los programas ofimáticos, qué es un programa navegador, cómo funciona el correo electrónico y cuán diferente es del servicio de mensajería instantánea. De haber realizado alguna evaluación y valoración de todos los productos que existen y que están disponibles, lo más probable es que no habría tanta gente utilizando Windows, Microsoft Office, Internet Explorer, Hotmail (Windows Live) o MSN Messenger, sino tal vez hubieran optado por otros productos disponibles que brindan muchísimas más ventajas como alguna distribución de GNU Linux, Open Office, Mozilla Firefox, GMail o GoogleTalk por mencionar algunos.

Observación 2. En el entorno escolar se genera la idea de que Internet en general y las TIC de Internet son básicamente, y algunas veces las consideran exclusivamente, parte del rubro ocio, entretenimiento o en el mejor de los casos, fuente de información. Estas ideas pasan a formar parte de la zona de desarrollo próxima de los estudiantes. Por lo tanto los nuevos aprendices absorberán estas ideas haciéndolas suyas también.

Se considera normal limitar el acceso de los estudiantes a Internet por considerar que Internet la utilizará exclusivamente, o al menos mayormente, para actividades de entretenimiento puro. Esta idea proviene justamente de las personas que consideran que esto es así, porque ellos mismos no conocen otras aplicaciones diferentes a las aplicaciones de ocio o entretenimiento.

Son pocos los profesores que alguna vez utiliza alguna de las TIC para interactuar con sus estudiantes, y dentro de esos pocos, muchos lo hacen desde un punto de vista inapropiado, cambiando simplemente el soporte de las actividades tradicionales por nuevos soportes digitales. Sin tener en cuenta que todo el arsenal de herramientas que aparecen literalmente día a día en Internet, ni los profundos cambios pedagógicos que deben considerar a la vista de que todo está cambiando de manera tan radical y de manera tan rápida.

Volviendo al tema del aprendizaje, no se puede pedir a los estudiantes que aprendan a utilizar con provecho las TIC, de sus profesores. Normalmente lo hacen de sus compañeros “más hábiles”, de esta forma se van arrastrando aprendizajes de las TIC con serias deficiencias para hacerlos realmente útiles y productivos para su vida personal.

Observación 3. La mayoría de personas que se consideran a sí mismas alfabetos digitales carecen de la vital capacidad de adaptarse a los cambios y novedades que día a día aparecen, capacidad que debe desarrollarse en una carrera contra el tiempo, en la que no es posible perder el ritmo ni un momento para no quedar rezagado en esta carrera. Estas personas, por el contrario, se sienten ya realizados digitalmente en cuanto logran sustituir la máquina de escribir por un MSWord, o cuando logran tener una cuenta de correo, cuenta que muchas veces ni siquiera la abrieron ellos mismos sino algún “compañero más capaz” y que no distinguen en qué punto es cuenta de correo y en qué otro punto es cuenta para “chatear”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *